cabecera
Hemeroteca :: Edición del 25/02/2013 | Salir de la hemeroteca
100/213

Menorca, una isla para todo y para todos

Desde los albores de los tiempos su situación estratégica en el centro del Mediterráneo la convirtió en lugar de paso de distintas culturas que codiciaban la isla como puerto de escala y refugio

Menorca conserva intacta toda la magia heredada por sus antepasados. Las piedras que cubren gran parte de la isla, sus construcciones megalíticas y sus fortificaciones aún hoy cautivan a todo el que se acerca a conocer los entresijos de una isla que es un auténtico museo al aire libre. Eternos protagonistas del paisaje, a través de sus monumentos podemos viajar al pasado y descubrir un vasto patrimonio histórico que cuenta con más de mil monumentos prehistóricos, cuevas artificiales, restos de la época romana y vestigios del periodo islámico, así como estructuras de iglesias paleocristianas.

                         

Sorprende que en sus escasos 700 km² de extensión la isla albergue una representación de casi todos los hábitats propios del Mediterráneo: barrancos, cuevas, zonas húmedas integradas por charcas, lagunas y marismas, islotes…La región norte, la más agreste, ofrece playas de arena rojiza y paisajes de gran belleza, mientras que al sur el relieve es mucho más suave y la costa aparece recortada por acantilados, barrancos cubiertos de pinos y calas de arena dorada. Un cuadro de contrastes que agrada a cualquier visitante.

                          


Deporte y aventura
Sin duda, la Isla del viento es el destino más natural para vivir el deporte, respirando aventura en pleno contacto con la naturaleza y con el aroma del mar como compañero de viaje.

Los aficionados al mar encontrarán un amplio abanico de posibilidades, desde el baño en cualquier cala a actividades específicas como el windsurf, la vela, el esquí náutico, la pesca deportiva o el submarinismo. Las excursiones en barca alrededor de la isla son muy recomendables, y una opción muy práctica para visitar los principales puntos de interés de la costa.

                          

Los innumerables caminos que trazan la isla se convierten en magníficas rutas para hacer a pie, en bicicleta o a caballo. Cualquier elección es buena y cualquiera de los recorridos escogidos nos llevará al "Camí de Cavalls", sendero trazado originariamente para desplazarse a caballo alrededor de la isla y una más que recomendable opción para captar todo el encanto de la costa menorquina. El excursionismo y el senderismo disponen de rutas específicas para disfrutar de la naturaleza y del paisaje, o de la observación de pájaros y hábitats naturales.

                         

El ciclismo puede practicarse en buen número de carreteras secundarias y caminos rurales. La isla no tiene grandes desniveles, por lo que puede descubrirse pedaleando tranquilamente en bicicleta a través de sorprendentes paisajes. Un recorrido que parece precisamente diseñado para disfrutar sobre ruedas es el Camí d'en Kane, trazado durante la dominación británica sobre un entorno que conserva toda la esencia del paisaje rural de antaño. En el trayecto, las numerosas calas y playas de la costa se imponen como parada obligada para recuperar el aliento y refrescarnos en sus privilegiadas aguas.

                           

Las excursiones a caballo son otra interesante posibilidad, y los aficionados a este deporte podrán también disfrutar de las carreras de trotones en los hipódromos de Maó y Ciutadella. De hecho, el caballo es protagonista de todas las fiestas populares que se celebran a lo largo del verano. Desde junio a septiembre, los caballos y sus jinetes, vestidos de blanco y negro los primeros y adornados con lazos, bordados y claveles multicolores los segundos, reviven cada año un ritual que nace a principios del siglo XIV.

                           

Estaciones náuticas de Fornells, Ciutadella y Maó
El litoral menorquín es lo suficientemente variado como para aportar posibilidades diferentes a la hora de practicar los deportes náuticos. En los puertos deportivos, las Estaciones Náuticas ponen a nuestra disposición todo lo necesario para disfrutar de unas auténticas vacaciones activas en contacto con el agua, con la posibilidad de realizar todo tipo de actividades: vela ligera, vela de crucero, motor, windsurf, surf, submarinismo, piragüismo, remo, charter de cruceros…Podrás encontrar todo tipo de servicios y de comodidades para fondear y disfrutar de sus instalaciones, así como la posibilidad de alquilar diferentes embarcaciones o realizar excursiones con destino a cualquiera de sus bellas playas, donde podrás disfrutar de un delicioso baño en el Mediterráneo o sumergirte en sus profundidades. Si aún no lo has probado, ya te avanzamos que bucear en las transparentes aguas de Menorca es una experiencia única por la gran diversidad de vida que esconden. Sus fondos son un auténtico bosque de plantas y especies marinas únicas, cuevas, contraluces y restos de naufragios. No hay palabras, hay que verlo.

La estación náutica de Fornells se sitúa dentro de un área inmejorable para practicar la mayoría de los deportes náuticos. Las dimensiones de su puerto, sus características naturales y su escaso calado en algunas zonas lo hacen especialmente recomendable para las escuelas de vela y la práctica de toda la navegación ligera. La reserva marina de la costa norte, con aguas cristalinas pobladas de abundantes especies de flora y fauna mediterránea la convierten en marco ideal para el buceo.

                              

Dentro del enclave de puerto de Ciutadella, la zona costera de su término y el de Ferreries, también nos encontramos con una zona ideal y muy recomendada para el buceo, con barcos hundidos, arrecifes, cavernas y cuevas naturales. Además, el puerto de Ciutadella es punto de partida de excursiones a las calas más inaccesibles y apropiadas para un baño cristalino.

                               

Desde la antigüedad la situación del puerto de Maó lo ha convertido en la base ideal para la navegación. Hoy en día se afianza en esta faceta como líder en charter a vela y a motor y en el alquiler de embarcaciones con o sin patrón. El submarinismo es de gran atractivo en las recónditas cuevas de la zona sur de la isla, la vida del arrecife D’en Caragol y en la isla del Aire.

                               

EL CAMÍ DE CAVALLS
Aunque no ha podido establecerse con total exactitud su origen, consta que el Camí de Cavalls se utilizaba durante el siglo XVIII fundamentalmente como un sendero perimetral a toda la isla, con finalidad defensiva, de vigilancia de las costas y como medio de comunicación a las atalayas, baterías y otras fortificaciones.

Hoy el Camí de Cavalls es un elemento paisajístico singular que permite disfrutar de la diversidad del territorio menorquín y, en ocasiones, de las rarezas de su morfología y paisaje a través de alguna de las 20 rutas que propone, a caballo, a pie o en bicicleta de montaña, rodeando la isla de Menorca a lo largo de los casi 120 km de su recorrido.

                           

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
100/213
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Más viajes
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

publicidad